Pruebas médicas en casa: ¿cuál es el futuro del diagnóstico clínico?

En los últimos años, el número de pruebas médicas que se pueden realizar en casa ha ido en aumento. La pandemia también ha acelerado esta tendencia.

A lo largo de los últimos años se han vuelto más habituales determinados métodos de extracción de datos, referentes a la salud del paciente, que no requieren de la presencia de un técnico sanitario. Las pruebas rápidas, como un simple pinchazo en el dedo o una muestra saliva, no son una novedad. Sin embargo, en los últimos años la constante innovación en esta área nos ha traído homekits que permiten realizar cada vez más pruebas en casa.

De la enfermedad celíaca a las deficiencias nutricionales, las pruebas de diagnóstico en casa nos permiten medir también los niveles fertilidad o detectar causas hormonales para síntomas crónicos como fatiga, problemas digestivos o dolores de cabeza, e incluso medir el nivel de HbA1c en la diabetes.

El tiempo es uno de los activos más escasos en el sector sanitario, y los problemas de movilidad de la población más envejecida ha reforzado la creciente disponibilidad de opciones domiciliarias para este tipo de pruebas. Una tendencia que sin duda se ha visto todavía más reforzada durante la pandemia.

¿Pero qué innovaciones existen en el ámbito de las pruebas médicas domiciliarias? Antes de responder a esta pregunta, es importante conocer qué tipos de pruebas están actualmente disponibles.

¿Qué son y cómo funcionan las pruebas médicas en casa?

La FDA (Food and Drug Administration) define las pruebas de diagnóstico y monitorización en el domicilio como métodos sin receta que cualquier persona puede comprar y utilizar.

Estas pruebas a domicilio varían según el grado de intervención necesario del paciente, por lo que cuando hablamos de estas pruebas nos podemos referir a:

  • Monitorización: Para la realización de pruebas sencillas que incluyen la medición de determinados parámetros de salud (presión arterial, frecuencia cardíaca, constantes vitales, etc.), y en las que la intervención del paciente es escasa. Tan solo se requiere que el paciente esté conectado a un dispositivo de medición (un dispositivo portátil que detecta, analiza y transmite información relacionada con los signos vitales) para luego presentar los resultados o comunicar los datos a un laboratorio para su análisis. El paciente accede a los resultados sin que sea necesario la recogida de las muestras.
  • Recogida de muestras en casa y análisis en laboratorio: En ciertos tipos de pruebas médicas domiciliarias, por ejemplo, aplicables a VIH, enfermedad de Lyme o cáncer colorrectal, el método de obtención de muestras puede variar entre la toma de muestras de saliva y de células a través del raspado de la mucosa bucal, el análisis de sangre extraída de un pinchazo en el dedo, o la toma de muestras de heces para buscar la presencia de sangre. Estas muestras son recogidas por el paciente de forma autónoma a través de un homekit y, posteriormente, enviadas a un laboratorio para su análisis. La existencia de prescripciones médicas, para este tipo de pruebas realizadas por el paciente, se asocian a mayores tasas de cribado, que en definitiva se traducen en una detección más rápida de enfermedades.
  • Recogida de muestras y análisis en casa: Esta es la prueba médica domiciliaria más exigente para el paciente. Primero, este debe realizar la recogida de la muestra. Después, recurriendo al homekit, deberá proceder al análisis de la muestra de forma autónoma. En este tipo de pruebas, además de la dificultad de recogida y la no contaminación de la muestra, también existe la dificultad añadida de interpretar los resultados. A pesar de estos inconvenientes, lo que ya sucedía desde hace varios años con las pruebas de embarazo o diabetes, empieza a ser posible para una gama más amplia de pruebas como alergias alimentarias, COVID-19, infecciones o ADN.

¿Qué innovaciones existen en las pruebas médicas domiciliarias?

Pruebas médicas, dispositivos wearables, smartphones y otras tecnologías permiten nuevas formas de diagnóstico, monitorización e incluso de tratamiento. Según Delloite Center for Health Solutions, las nuevas soluciones buscan ofrecer no solo un mejor tratamiento, sino también prevenir enfermedades y promover la salud y el bienestar. Las pruebas de diagnóstico más precisas ayudan a controlar las enfermedades crónicas e identificar el riesgo de futuras patologías. Podemos identificar algunos ejemplos:

  • Test de microbiota para mejorar la dieta – Estos análisis ofrecen recomendaciones sobre nutrición y hábitos personalizados y adaptados a la composición de la microbiota. Algunas pruebas proporcionan información sobre microorganismos asociados con infecciones específicas y desequilibrios del metabolismo.
  • Secuenciación del genoma con un plan de salud preventivo – Ayuda a identificar la presencia o ausencia de factores genéticos que indican el nivel de riesgo del paciente para enfermedades hereditarias comunes, como cáncer o enfermedades cardíacas. Algunos proveedores de estas pruebas ofrecen acceso a asesoramiento y una app interactiva que permite a los pacientes compartir los resultados de las pruebas con su médico.
  • Pruebas de sangre a través de una app – Conectar un wearable, que recoge una muestra de sangre mediante punción digital, a una app permite obtener resultados que indican los próximos pasos para los pacientes, asesoramiento médico e incluso el intercambio de información con profesionales de la salud.
  • Monitores cardíacos – Dispositivos de monitorización de arritmias que se conectan a un smartphone y pueden realizar electrocardiogramas (ECG) en 30 segundos. El usuario coloca el dedo en el dispositivo y el dispositivo envía el ECG directamente a los técnicos de salud que pueden analizar patrones y diagnosticar síntomas.

Estos son solo algunos ejemplos de pruebas médicas que han traspasado las fronteras de los centros sanitarios y de los laboratorios, y que ya están disponibles para los usuarios.

Pero también existen riesgos, hasta el punto de que la FDA en EE.UU. ha prohibido las pruebas domiciliarias del COVID-19, tras no garantizar las condiciones necesarias para su realización.

En Portugal, esta tendencia aún no es significativa, pero ¿está a punto de cambiar el panorama?

El mercado de las pruebas médicas domiciliarias

El número de startups y players presentes en este sector ha crecido significativamente y algunos de los nombres más reconocidos del momento se especializan en pruebas de los siguientes tipos: genética, alergias alimentarias, menopausia, VPH, enfermedad de Lyme, diabetes, orina, sueño, saliva, VIH, tiroides y colesterol.

Se estima que el mercado de exámenes médicos domiciliarios representa actualmente alrededor de 350 millones de euros en todo el mundo.

En Estados Unidos, donde la tendencia se ha desarrollado más rápidamente, ya hay más de 200 pruebas aprobadas para su realización en el domicilio.

Los responsables aseguran que las pruebas son las mismas que las solicitadas en una consulta médica de manera presencial, pero la comunidad médica está dividida.

Pros y contras de las pruebas domiciliarias

Las pruebas domiciliarias pueden ofrecer numerosos beneficios. ¿Por qué desplazarse a una consulta médica cuando puede realizarse la prueba en casa? Es conveniente, eficaz, confidencial y ayuda a combatir la congestión de los centros sanitarios.

Sin embargo, la comunidad médica señala algunos riesgos. En gran medida, las pruebas domiciliarias requieren que sea el propio paciente quien realice la recogida de muestras. Dado que la mayoría de las personas no tienen experiencia, es probable que puedan surgir errores. Aquí es importante el papel del soporte clínico, que puede ser prestado por vía online o presencial – de este modo los hospitales y clínicas, tanto del sector público como del privado, tienen un papel esencial para dar apoyo y garantizar que la vía digital y a distancia ofrece un mejor tratamiento y acceso a los datos del paciente.

Otro tema fundamental para la implantación de las pruebas médicas domiciliarias será la coparticipación de las aseguradoras. De momento, existen un número reducido de aseguradoras que ya incluyen la posibilidad de realizar pruebas a domicilio.

El futuro de las pruebas médicas domiciliarias

La tendencia en la aceptación de las pruebas médicas en casa es bastante positiva, especialmente entre las personas sanas, que muestran una mayor receptividad. Según un estudio de Deloitte, el 43% de los encuestados están disponibles para realizar pruebas domiciliarias, si fueran coparticipadas por las aseguradoras del mismo modo que las pruebas tradicionales.

Los análisis y las pruebas para diagnosticar infecciones (como infecciones de riñón, garganta o vías urinarias) son los más comunes – el 51% de los encuestados afirmó que se sentirían cómodos realizando este procedimiento en casa. En segundo lugar, con un 45% de aceptación, se encuentran las pruebas genéticas.

El impacto para el sector sanitario y la transformación digital

Las pruebas domiciliarias, a menudo respaldadas por wearables, permiten nuevas formas de diagnosticar enfermedades y monitorizar pacientes y terapias. A medida que las pruebas se vuelven más cómodas para los pacientes y aumenta su diversidad, los usuarios necesitarán cada vez más información, incluyendo el asesoramiento médico.

El papel de promover la alfabetización clínica recaerá, en parte, en las aseguradoras, los hospitales y las grandes empresas. La organización del futuro tendrá un papel educativo en la orientación del autocuidado – tanto en términos de salud y bienestar, como en el uso de herramientas y plataformas digitales.

Además de formar a la población, el desafío será identificar las soluciones diagnósticas más efectivas e integrarlas en los planes de salud. Las organizaciones deben proporcionar plataformas intuitivas, atención de calidad y garantizar la seguridad y privacidad de la información personal.

Para los pacientes que buscan comodidad, mejorar su salud y ahorrar costes, habrá una expectativa creciente de que los médicos y los sistemas sanitarios reciban todos los flujos de datos y determinen qué hacer con ellos.

En lo que respecta a los profesionales de salud, la clave es la simplificación de herramientas digitales. La implementación de pruebas médicas domiciliarias y el envío de resultados a las instituciones médicas pueden aliviar la carga administrativa y liberar tiempo para el paciente. La aceptación de esta tecnología dependerá de la fiabilidad de los resultados y de la eficacia con la que la información sea integrada, tratada y puesta a disposición en los sistemas existentes, siendo fundamental la colaboración de los profesionales e instituciones para la motivación y confianza de los pacientes.

Para las aseguradoras, la perspectiva es que el valor (y la cantidad) de los datos continúe creciendo. Para dar respuesta, será necesario formar equipos con la capacidad analítica correspondiente, así como con la infraestructura necesaria para afrontar nuevos streams de datos. La llegada de las pruebas domiciliarias también traerá consigo nuevas preocupaciones de ciberseguridad. Las primeras organizaciones que lo consigan estarán en una buena posición para conquistar este segmento del mercado.

Para las grandes empresas españolas que buscan atraer talento, la preocupación por la salud y el bienestar de los empleados es cada vez más un factor diferenciador. La disponibilidad de innovaciones en el área de la salud ayuda a motivar a los empleados en todos los niveles.

¿Qué nos depara el futuro de la asistencia sanitaria a distancia?

El incremento de las pruebas de diagnóstico en casa y las pruebas genéticas, junto con el uso creciente de wearables y herramientas para medir la salud y el bienestar, es una de las principales tendencias en el sector de la salud a distancia, que se ha visto impulsada por la pandemia.

Estando la fiabilidad y privacidad de estas pruebas garantizadas, así como su inclusión en los planes de salud, la evidencia indica que todo está listo para incorporarlas en la asistencia sanitaria. Con un seguimiento y un asesoramiento médico adecuados, podemos afrontar uno de los mayores cambios en el sector del diagnóstico médico.

Corresponde a los líderes de las empresas, profesionales de salud y gerentes de hospitales anticipar y adaptar esta tendencia a su realidad para liderar la innovación.